MarketPlace 12da edición

 


El cambiante panorama del mercado internacional, propicia el formato de este evento, ya que posibilita la construcción de relaciones comerciales de largo plazo y una corriente de negocios estable y rentable.

Temporada de huracanes
El MarketPlace, como siempre se lleva a cabo una vez terminada la Temporada de Huracanes. Particularmente la temporada 2017 se encuentra entre las peores registradas con 17 fuertes tormentas, 10 de las cuales se convirtieron en huracanes, entre ellos Harvey, Irma y María considerados los más intensos y destructivos, que causaron 441 muertes y provocaron daños por 369.000 millones de dólares.

El hotel Doubletree by Hilton Miami Airport que opera con el MACC (Miami Airport Convention Center) estuvo recuperado y en condiciones para acoger a los asistentes de las más de 1.000 citas de trabajo del MarketPlace Américas. Aunque el cóctel de bienvenida no pudo hacerse en el área de la piscina como ya es tradicional, sin embargo la oportunidad de “romper el hielo” y presentarse entre tapas, copas y jazz latino en vivo, esta vez fue en el restaurante Rioja del mismo hotel, que fue reservado exclusivamente para dichos participantes.

No todos los hoteles de la zona estaban listos en esa fecha, hecho que incrementó la demanda de habitaciones en el ya operativo Doubletree, no obstante y pese a la gran congestión de pasajeros, se dispusieron de todas las habitaciones previamente contratadas con un año de antelación. 
La permanencia de 12 años consecutivos de éste evento, pese a las turbulentas crisis del comercio internacional, nos hace pensar que el MarketPlace es una plataforma de negocios a “prueba de huracanes”.

Compradores y Vendedores
Los fabricantes provenientes de diversos puntos del mundo, se mostraron muy satisfechos con el grupo de empresas compradoras, las que fueron escogidas por un reconocido y experto Comité de Selección y están consideradas entre las más activas, representativas y prestigiosas del mercado de cada país de Latinoamérica, sin embargo no faltaron grandes detallistas y distribuidores de Estados Unidos, Canadá y de la Unión Europea que constituyeron una suerte de bonus extra.

En apenas un par de días de reuniones, los vendedores hicieron tantos contactos como los que les habría costado un año de trabajo, viajes, investigación e incertidumbre, pero sobre todo decenas de miles de dólares. Tiempo, esfuerzo y dinero ahorrado en un solo MarketPlace, cuya inversión es recuperada con la primera venta.