MarketPlace 12da edición

 

De otro lado en complemento y coincidencia, los compradores exteriorizaron su complacencia ante el abanico de proveedores y las amplias categorías de productos para escuela, oficina, arte y hobby. Se pusieron en marcha muchas negociaciones para la distribución de reconocidas marcas, como también así cotizaciones y proyecciones de cantidades para la fabricación de marcas privadas. Inclusive algunos de los  compradores, ya habían puesto sus órdenes de pedido durante los mismos días de intenso trabajo del evento.

Casi ni 5 minutos 
Entre una cita y otra no se desperdiciaron ni casi 5 minutos, apenas los necesarios para moverse de un proveedor a otro. Gracias a una cronometrada y bien coordinada agenda que permitió entrevistas simultáneas en todos y cada uno de los stands emplazados sobre el gran salón Ponciana cada momento fue aprovechado.

A diferencia de una tradicional feria exposición, todos los participantes ya sabían la hora y lugar en que tendrían su próxima reunión, con quién la llevarían a cabo (tenían hasta su foto) y sobre que artículos iban a tratar. Esto es lo que se denomina tiempo de alto rendimiento.

Además del trabajo productivo realizado, como es costumbre en el MarketPlace Américas, no faltó oportunidad para compartir música, copas y buena comida en restaurantes o navegando en el crucero, en el que se realiza la tradicional cena de cierre de MarketPlace.

Aunque bastante movido como fue, el evento se percibió demasiado corto para quienes no sólo se llevaron buenos negocios, sino también muchos nuevos contactos y perdurables relaciones. 

El próximo encuentro se llevará a cabo en el mismo lugar entre el 19 y el 22 de Noviembre de 2018. infórmese en:

www.marketplace-americas.com